Paso 2: la raíz para el proyecto

Queridxs interlocutores:

No existe nada más difícil que iniciar un proyecto. 

En principio, vale la pena reconocer nuestro contexto, porque eso puede ir variando la intención de lo que queremos alcanzar. Fíjense que, con esto lo que les quiero decir, es que si no hacen la actividad uno; no van a lograr nada con la dos. La idea es que todas las tareas sean un paso a paso de su proyecto, y yo les iré apoyando en cada uno de esos pasos. Entonces, tenemos identificado el contexto: al colectivo, usuario o persona beneficiaria del proyecto en mente; comprendemos ese contexto al que queremos llegar. Pues ahora toca pensarnos a nosotros mismos en medio de ese proyecto. Es decir, les pido que se hagan las siguientes preguntas:

1. ¿Desde dónde lo queremos ejecutar?, ¿de manera personal?, ¿con apoyo institucional?, ¿en alianzas?, ¿con qué espacios contamos?, ¿cómo podemos alcanzar un espacio en caso de que no lo tengamos? Esto nos lleva a:

2. ¿Tenemos los fondos económicos o materiales?, ¿disponemos del tiempo?, ¿la disponibilidad?, ¿el ánimo?, ¿queremos que sea un proyecto personal, colectivo o institucional?

3. Objetivos: ¿qué queremos hacer? Aquí vale la pena que se desmelenen. No importa que tengan proyectos de alcance imposible, déjenme a mí la labor de ponerles los pies en tierra. Ustedes exploren cuáles son esos objetivos que quieren alcanzar con el proyecto, al menos en esta primera idea. La pregunta más difícil: ¿por qué un proyecto de mediación cultural con jóvenes?

4. Factor de cambio: ¿queremos que este proyecto tenga incidencia de algún tipo?, ¿cuál quisiéramos que fuera su alcance?, ¿tenemos un tiempo específico para ejecutarlo? (en este punto, no quiero un cronograma, al menos no en esta actividad). 

5. ¿Queremos trabajar con libros?, ¿con lectura?, ¿o con qué?

6. ¿Qué tanto nos afecta la pandemia en la toma de decisiones y nuestros procedimientos?, ¿podemos tener un plan de acción ante emergencias como estas?

Sueñen, inventen, exploren todas las posibilidades y déjense llevar. Esta semana es la que menos camisa de fuerza van a tener. Venzan a la ansiedad y láncense con todas las de la ley en sus ideas.

Seguimos,

Freddy G.-