MIKITA BROTTMAN, CONTRA PREJUICIOS Y DEBERES A LA HORA DE LEER